El trigo en la Biblia y su significado espiritual

En este capítulo entenderás lo que representa el trigo en la Biblia.

En el capítulo anterior te hablé sobre el significado simbólico de la cebada, en este lo haré acerca del trigo y su significado espiritual.

Uso agrícola

El trigo generalmente estaba listo para ser segado entre los meses de mayo y junio. A esta temporada es a la que El Señor Jesucristo se refiere cuando dice que los campos ya están blancos o maduros:

“¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos [maduros] para la siega”. Juan 4:35

Tanto la cebada como el trigo eran la base de la alimentación en el Israel de tiempos bíblicos. El proceso de tales cereales iniciaba con la siembra de la semilla (entre nuestros meses de septiembre y octubre) para una vez maduradas las espigas su posterior siega y trillado (entre marzo y junio).

Después de ello el grano era separado de la paja y se almacenaba para su posterior procesamiento que consistía en un molido artesanal.

Todos los días cada familia molía el grano con lo que se obtenía una fina harina la cual era usada para amasar y hornear su propio pan.

Uso ritual: Pentecostés, las primicias del trigo

Como la cebada siempre estaba lista para ser segada antes que el trigo esta se usaba para las fiestas de Pascua, Panes sin levadura y Primicias. En tanto que el trigo era utilizado para la Fiesta de Pentecostés la cual se llevaba a cabo cincuenta días después (siete semanas).

“Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre EL TRIGO, y se fue”. Mateo 13:24-25

Tal como en el día de Primicias –en el que se ofrecía en el Templo una gavilla de lo mejor de la siega de cebada– en el día de Pentecostés se ofrecían las primicias del trigo en forma de panes con levadura:

“Contarán cincuenta días, hasta el día siguiente al séptimo día de reposo. Entonces ofrecerán al Señor el grano nuevo. Desde el lugar en que residan traerán dos panes hechos con cuatro litros de flor de harina, y cocidos con levadura, que serán las primicias ofrecidas al Señor como ofrenda mecida”. Levítico 23:16-17

Los dos panes con levadura ofrecidos como primicia simbolizan a los seguidores de Jesucristo pertenecientes tanto a la Casa de Israel como a la Casa de Judá, Su pueblo elegido:

“Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas”. Santiago 1:18

“Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación”. Efesios 2:14

El trigo es símbolo de la Casa de Israel esparcida por todo el mundo

Es la propia Palabra la que explica que la cizaña simboliza a aquellos propiciadores de tropiezo y sus falsos evangelios. De la misma forma también la Escritura explica que el trigo simboliza al pueblo de Dios:

“El campo es el mundo [donde crece buena y mala semilla]; la buena semilla [de trigo] son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo”. Mateo 13:38

“Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged EL TRIGO [su pueblo] en mi granero [el Cielo]”. Mateo 13:30

El trigo representa al pueblo de Dios esparcido por todo el mundo. José, hijo de Jacob –que es figura del Mesías de Israel, recogió el trigo en cantidades tan grandes que resultaron incontables. Esto en alusión a la siega del Fin de los tiempos (Mateo 13:30), cuando El Señor recogerá a su pueblo esparcido entre las naciones (Ezequiel 36:24 / Ezequiel 37:21 / Oseas 1:11 / Nehemías 1:9 / Isaías 43:5 / Jeremías 23:3 / Miqueas 2:12):

“Recogió José trigo como arena del mar, mucho en extremo, hasta no poderse contar, porque no tenía número”. Génesis 41:49

“Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos.” Apocalipsis 7:9

“Aun cuando tus desterrados estuvieren en las partes más lejanas que hay debajo del cielo, de allí te recogerá El Señor tu Dios, y de allá te tomará”. Deuteronomio 30:4

“Su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará”. Mateo 3:12

Solo cuando el trigo muere fructifica

El Señor‭ compara a su pueblo con el trigo porque ‬el trigo crece con su corona dorada‭ (‬Apocalipsis‭ ‬3:11‭) ‬hacia el cielo y crece en estatura despegando su cabeza de la tierra buscando siempre lo celestial‭.

‬Así como la semilla de trigo muere y es enterrada y luego brota la espiga hacia el cielo,‭ ‬de la misma manera si morimos a nuestros propios deseos –nuestra propia vida en este mundo– ‭ ‬comenzaremos nuestro camino hacia la verdadera espiritualidad.

Igual que el Señor Jesucristo, sus seguidores deben morir a los deseos propios de este mundo (Mateo 6:10 / Mateo 26:42) y comenzar una nueva vida en obediencia al Espíritu, renunciando a esta existencia:

“De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará”. Juan 12:24-25

“Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo”. Lucas 14:26

“Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará”. Mateo 16:24-25

“Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría”. Colosenses 3:5

Lecturas relacionadas:


Este contenido es parte de la serie:

Los alimentos en la Biblia y su significado espiritual

Regresar al índice >